jueves, 16 de octubre de 2014

Reconciliándome conmigo misma o al menos intentándolo

Bueno, aquí estoy en uno de los post en los que quizá menos diga, me repita mucho con respecto a otros y que no sé ni cómo empezar.

Ya han pasado casi dos semanas desde la boda de mi hermana y todavía estoy triste e intento evitar hablar del enlace, de mi visita al hospital...no me lo perdono.

Prefiero hacer como que no ha pasado nada, o como que ha pasado pero que ya no hace falta hablar del tema.  

Me sorprendo a mi misma ya que soy muy valiente para algunas cosas y he llevado temas en estos dos últimos años con fuerza, y esto me tiene realmente destrozada. 

Aunque también os confesaré que conociendo a mi gente, a la gente de Marta y Gorka, y sobre todo conociendo las ganas que yo tengo...ESA BODA LA REPITO, que además mis abuelos tampoco estuvieron y tienen que ver a mi hermana de novia porque iba impresionante. 

Pero bueno, ocupando mi día como puedo poco a poco vamos para adelante, como siempre. Que no trabajo pero ahora estoy liadísima con mil cosas: con la universidad, que entre trabajos y exámenes estoy todo el día con la cabeza ocupada; mis padres, que me buscan cualquier excusa para tenerme de arriba a abajo; Ernesto, que no pone quejas cada vez que le digo que me tiene que llevar a un sitio; o las visita de mi primo malagueño...os aseguro que estoy tristoncilla pero no estoy mal del todo. Además tengo a todo el mundo, como siempre, pendiente de mi. Llamando, escribiendo, viniendo a verme...SÓLO PUEDO DAR LAS GRACIAS Y PEDIR PERDÓN SÍ NO ESTOY A LA ALTURA, que además este mes es el mes del cáncer de mama y son muchas más las personas que se acuerdan de mi! 

Y poco más puedo contaros. Mañana tengo revisión de nuevo con mi oncóloga (que aunque la vi la semana pasada porque es un sol y se empeñó en que fuera a verla para que yo me quedara más tranquila después de mis crisis), y la semana que viene veré a mi psicóloga (otro amor que ha respetado que esta semana no quisiera verla porque no quería ver a nadie y lo ha hecho con la mejor de sus sonrisas).

Y por último, pero no menos importante, gracias a vosotros por seguirme, por intentar animarme con vuestros mensajes porque lo hacéis, y por estar ahí. 

Porque sólo espero que poco a poco me perdonaré el perderme el gran día de Marta y Gorka y conseguiré reconciliarme conmigo misma...


jueves, 9 de octubre de 2014

¡El ramo es mío! Y todo sigue en orden

Bueno, como siempre hay que buscar el lado bueno de las cosas y en este momento tomaremos que me ha dado por escribir aunque hablar de la boda me sigue poniendo triste. 

He de decir que tengo a toda mi gente contándome su versión de la boda y está siendo en ocasiones muy divertido y gracioso. Porque como hablaba hace un ratito con mi médico Jesús es increíble el respeto con el que todo el mundo respondió cuando me dio mi "chungueti" (como diría mi abuela) y cómo cada uno colaboró en lo que podía. Porque tengo mala suerte y se me fastidió uno de los días más importantes de mi vida, pero tenía ahí a mi gente como siempre, para levantarme...y no tengo forma de dar las gracias.

Y como siempre os digo también tengo un equipo médico de quitarme el sombrero y a mi oncóloga le faltó tiempo para querer verme sólo por achucharme y consolarme (os prometo que no se puede tener una doctora mejor) y todos los enfermeros y auxiliares que se alegraron al verme y que sólo le quitaban importancia a la boda para animarme. 

Y además mi última analítica confirma que todo sigue en orden y que fue fruto de la emoción y del ajetreo de estos días pero de verdad que puedo estar tranquila porque las transaminasas y los linfocitos, que le preocupaban a mi doctora, están bien. 

No os he contado pero por supuesto le hice a Ernesto ir a por una Crispy Chicken (a pesar de que el Burguer está un poco a desmano) y me comí mi ansiado Donuts que me sentaron a gloria; que mi hermana, a pesar de fastidiarle el día fue una novia en urgencias y los que la conocemos sabemos que ese momentazo le encantó porque además iba acompañada de su ya marido y ya oficialmente mi cuñado que iba espectacular con su chaqué; sin mencionar que por supuesto ahí estaban al pie del cañón Jesús y Luis (mis médicos extraoficiales); mis papis, la familia de Ernesto (ya mi familia, por supuesto); mi primo Artur (te como); Maca (mi zape); y Ernesto, que cada día me hace sentirme más afortunada por tenerle a mi lado (gracias por no cansarte).

Y gracias a todos los que nos acompañasteis ese día porque a pesar de los imprevistos...me consta que los novios fueron felices y disfrutaron del día y para mi es lo único importante. Creo que voy a optar por pensar que me cogí una gran borrachera y que por eso no me acuerdo de nada...y ya está, porque el que no se consuela es porque no quiere. Y sí no lo hago por mi, tengo y debo hacerlo por los novios, por mis padres, por Ernesto, por la gente que cada día pregunta, se interesa, se preocupa...

Si mi problema es que tanta gente sabía de la boda que es inevitable que la gente se interese.

Y prepararos porque voy a hacer lo posible por RECELEBRAR la BODA.

Además Marta me dio algo muy especial: el RAMO!! Así que no os podéis ni imaginar la ilusión que me hizo y lo emocionada que estoy. ¡ Gracias bonita !

Te quiero, bueno os quiero a muchos y sólo os pido que sigáis levantandos aunque creáis que no podéis.


Que yo llevo así desde el sábado y hoy, estando en el hospital con mis padres estaba mi padre riéndose por una tontería y al mirarle y preguntarle "papá, ¿por qué te ríes? Sí no es tan gracioso..."
"Pues porque hija hay veces que es mejor reírse y ver el lado bueno de las cosas". Y lo he entendido todo. 

Nadie me puede devolver el día 4 de Octubre de 2014, pero nadie puede impedirme que siga para adelante, que quiera recelebrarla y que intente sonreír. 

Mi vecina Elena me contó que ella no recuerda su boda y no le pasó nada, simplemente es porque fueron muchas cosas, mucha gente...

En fin, que no garantizo que en el próximo post esté tan positiva pero ¡aprovechemos este!

Gracias por la comprensión de corazón y sigamos queriendo celebrar cosas: ¡la reboda, los 30 de Marta, o que yo sigo para adelante!




martes, 7 de octubre de 2014

Y llegó el gran día de Marta y Gorka

Gran día para ellos y gran día para mi. 

Llevo 27 años pensando en este día. Llevo años tirada en la cama planeando con ella a quién invitaría, que canción bailaría, hablando de las cosas que nos habían gustado de otras bodas...y llevo desde noviembre del año pasado que mi vida giraba en torno a los preparativos de la boda: el vestido, la iglesia, el sitio del banquete, zapatos, despedidas...

Y me tocaba leer un discurso que los novios me pidieron que hiciera en la iglesia y que no os podéis ni imaginar la ilusión que me hacia porque era hablar de su relación, de cómo yo he vivido todo desde el principio, de cómo mi cuñado se ha convertido en un hermano siempre al pie del cañón (él, su familia, sus amigos...)

Pero esta vida me dio suerte con mi familia, con mi gente y me hace ser muy muy feliz pero me da palos que a veces me cuesta mucho mucho asumir.

 Y así me pasó el sábado. Todo iba bien, vestí a mi hermana de novia, llegamos a la iglesia, me dio tiempo a llorar de la emoción...pero me desmayé y me perdí la boda de mi hermana. Intento escribir este post de la forma más animada posible pero hoy no puedo y lo siento de corazón pero estoy totalmente derrumbada. Como ya os he dicho llevo toda la vida esperando este momento y me lo he perdido y no es justo. Porque mi hermana y yo no somos simples hermanas, somos súper hermanas, de las que no podemos vivir la una sin la otra y sí por alguien me duele haber fastidiado el día es por ellos aunque sé que su gente consiguió hacerles disfrutar del día aunque yo se lo estropeara. Lo siento chicos.

Quiero aprovechar desde aquí para dar las gracias a Ernesto, que ya tiene un Máster en cómo atenderme; a su familia que estuvo ahí al pie del cañón; a mi familia que como siempre sonríen ante la adversidad e intentan animarme y organizan una comida familiar sólo pra cotillearme las cosas de la boda y hacerme partícipe de todo; a todos los que os acercasteis al hospital (Maca, María, Artur, Tia Esther, Carlos...)

Y a los que por medio de whats app, llamadas...seguís estando ahí.

Porque yo no me enteré pero tengo un equipo de médicos, enfermeros...que fue desmayarme y atenderme enseguida. Sólo siento que estaba sentada entre mi abuela y mi prima la pequeña (que se pensó que me desmayé del calor) y las asusté.

Pero bueno, aunque siendo sinceros estoy hecha una mierda porque nadie me puede devolver el día, hay que mirar el lado bueno y es que, lo primero, Marta y Gorka se han casado y son felices y eso es lo principal; que tengo alrededor a un montonazo de gente que me puede atender y que me recupere; que lo que me ha pasado (aunque mañana voy a ver a mi oncóloga y ya me explicará todo bien) no es que la enfermedad haya avanzado, sino que es fruto del estrés vivido estos días y de todo el ajetreo. Pero que me quiten lo bailao porque ese ajetreo lo he vivido con Marta.

Y pensándolo bien menos mal que no me sé marujeos de la boda porque igual os lo hubiera contado todo aquí y no hubiera tenido tanta gracia...

Y a pesar de mi pena y que a día de hoy no encuentro consuelo...Ernesto me jura y me perjura que la boda de Marta se va a volver a celebrar así que a todos los invitados: no guardéis los tocados ni los trajes porque sí Ernesto se empeña...algo haremos fijo (y yo sólo de pensarlo...me da por sonreír!).

Y gracias a mis médicos, ellos saben que  tenerles es muy importante!! Y a mi oncóloga que mañana quiere verme por achucharme, y a mi psicóloga por tener paciencia conmigo...

Y a los que no os cojo el teléfono o no os contesto a los whats app...paciencia, volveré!! Pero dadme unos días que reconozco que estoy flojilla de ánimo y necesito un tiempito!!

Y aunque el resumen de la boda de Marta y Gorka me hubiera gustado que fuera de otra forma tendremos que ir asumiendo las pruebas que la vida nos pone, y esta es otra más...pero gracias a todos los que me dais la mano para ir superando las adversidades porque sí consigo sonreír...es porque estáis a mi lado e intentáis animarme...gracias de corazón, vosotros sabéis quienes sois.

Ah! Y que vivan los novios!! Los más bonitos que yo he visto jamás!! Os quiero pareja




lunes, 8 de septiembre de 2014

A mi hoy la lluvia me resbala...

Como ya os conté, llevo unas semanas que además de no aguantarme ni yo (aunque eso no viene relacionado con la enfermedad que antes también me pasaba) he estado más tristona y con el temido "bajón" que nos viene a todos de vez en cuando y es difícilillo de llevar. 

Después de año y medio de enfermedad y habiendo estado bastante positiva durante toda ella o me daba un bajón o no era yo de este planeta y señores como dice la frase "a veces hay que ir al sur para perder el norte" pues "a veces hay que tener bajones para apreciar los ratos buenos".

En fin, que después de mis días horribilis en los que no quería hablar con nadie (yo que hablo hasta conmigo misma por no estar callada), en los que no quería ver a nadie, en los que sólo estaba triste y borde...decido que al menos para no preocupar a mis padres, a Marta, a Ernesto, y a todos, vamos a hacer un esfuerzo más.

Que es muy fácil verlo desde fuera, lo sé, que cuando no tienes consuelo y la gente te mira y te dice "sí todos tenemos días malos", por dentro estás pensando "ya, pero lo tengo yo y no tú"; o te dicen "anímate" piensas "¿crees que sí fuera tan fácil iba a estar así?".

Mi técnica es aplicable a todo el mundo, no hace falta estar malito, sólo hace falta tener de esos días en los que estás "tontorrón":

1. HAZ COSAS, aunque no te apetezca pero planea cosas y haz un esfuercito más. 

Yo me hago un horario y me apunto las cosas que tengo que hacer en la semana. Esta semana fui al banco (una tontería pero para ir me fui dando un paseo con mi padre, entre medias encontré una tienda donde había vestidos de niñas para vestir a mi prima Mara para la boda de Marta, eché el euromillón, me compré toallitas autobronceadoras, tuve un ratito súper agradable con mi padre y llegué a casa con la mañana echada y sin pensar en tonterías); me he matriculado de la Uni (que nos llevó a mi padre y a mi mil horas porque es muy bonito automatricularse vía internet pero es un infierno porque sí tardas más de 20 segundos en escribir en una maldita casilla...empiezas de nuevo); he ido a elegir los vestidos con los que iremos mi familia a la boda de Marta (que me he vestido a toda la Family); tuve una boda el viernes y toda la semana pensé en cosas del
modelito y las fui comprando y creando; quedé con mis amigos incluso para desayunar...vamos que llegaba a casa tan tan cansada que no tenía ni tiempo de pensar.

2. RECUÉRDATE LAS COSAS QUE HACES BIEN. A ti mismo y de vez en cuando dilo en alto y lo recuerdas a los demás que escucharlo en alto da más importancia.

Yo no he parado de repetirle a toda mi gente esta semana la de problemas que he solucionado y lo orgullosa que estaba (he sido hasta pesada tirándome flores, pero que se aguanten, que sí me hubieran pagado por solucionar esta semana cosas...).

3. CÁETE BIEN. 

Es una tontería pero hace un tiempo me acuerdo que le dije a Ernesto que sí yo no fuera yo creo que sería mi amiga porque me caía bien. Y el otro día haciendo el tonto en el coche empecé a decirle que yo era genial, que llevaba muy buena semana, que que maja era (os digo que estoy para atarme) pero luego riéndome pensé que debíamos decirnos cosas de esas más a menudo porque aunque sea a nosotros mismos escuchar "lo que molas" ¡es genial!

4. ARRÉGLATE

Parece una tontería pero verte guapa, verte bien...yo llevaba días que ni me echaba mis polvos bronceadores y salía sólo con mi raya negra en el ojo. Pero oye, ha sido abrir el armario, buscar modelitos y ponerme unos pendientes...¡y cambiar la historia!

Es muy fácil decir estas cosas cuando estás de subidón y te ha sonreído la semana pero yo lo dejo escrito para cuando vengan los días malos...porque como dice una frase que me chifla: 



martes, 2 de septiembre de 2014

Mis crisis epilépticas y mi lucha contra ellas

El día 4 de Agosto ingresé de nuevo en el hospital. No recuerdo bien sí ya lo he contado pero no tardo nada en resumiros un poco las razones de mis ingresos como a mi me lo han explicado (o como yo lo he entendido mejor dicho) así que doy libertad a mis médicos y a mis compis de consultas (papá, mamá y Ernesto) para aportar matices y correcciones.

Tengo en la cabeza digamos como una "cicatriz" que me da guerra de vez en cuando y me provoca convulsiones y ataques epilépticos que hay que controlar y medicar.

Por temas de medicaciones y hormonas y cosas de esas (que yo ahí me pierdo) estas crisis siempre me suceden de noche y se ven también "favorecidas" sí estoy más nerviosa o con más estrés...y luego está Murphi y su ley que hacen que siempre esté con el pobre Ernesto que va a tener que sacarse un Master o yo convencer al Ministro de Sanidad para que le convalide alguna asignatura y que de estas se une al grupazo de enfermeros.

En fin, que cuando me da la crisis lo importante es actuar en el momento (porque yo no siento nada antes, me da y punto y no puedo avisar) por lo que Ernesto ya se ha encargado de aleccionar a todos mis amigos de lo que hay que hacer, y mis soletes están preparados para actuar y yo sé que lo harán a las mil maravillas porque cuando alguno o por ejemplo Gorka o la madre de Ernesto han tenido que ayudar lo han hecho de forma espectacular (que yo no me entero de nada porque siempre me despierto en el hospital pero luego me van marujeando). ¡GRACIAS!

Así que por suerte o por desgracia yo no soy consciente de nada, estoy un par de días dormidita, tengo al equipo médico luchando por mi (no hay palabras), y a toda mi gente acercándose a la puerta del hospital porque no pueden pasar porque estoy en urgencias (para que veáis que no son pocos y lo afortunada que soy, Cris, una de mis enfermeras, me dijo un día "había muchísima gente en la puerta del hospital. He visto gitanas con menos familia". Un ole por ellos porque me dan la vida). 

Y luego los que sí están a pie de cama porque les dejan están dándome mi dichosa estímulina que en esos casos consiste en cogerme la mano, en hablarme...

Mi amiga Alba siempre me recuerda que en uno de mis ingresos que yo estaba muy malita, Jesús Sanchez Martos cuando ella entró a verme a la habitación sólo le insistía en que me hablara a pesar de que yo estuviera dormida y...aquí me tenéis contando la anécdota así que este es mi consejo de hoy para cuando tengáis a alguien muy malito y dormido (que espero que no tengais que usar): ¡¡hablar y coger la mano!! 

Señoras y señores prepárense porque llega la OLGADA DEL MES (que llevaba yo mucho tiempo sin ellas): cada vez que me da una crisis, entro en "medio coma" o en ese estado en el que estoy dormida durante horas o días...¿qué creéis que es lo primero que hago al despertar?...¡¡PEDIR UN DONUTS!!

No es broma. Voy despertándome, me giro a Ernesto y...¡¡le pido un donuts de azúcar!! Porque no es cualquier donuts, porque tiene que ser ese y tiene que ser yaaaaaaaaaa.

Mi madre y mi hermana se empeñan en que hable con mi psicóloga por sí tengo algún trauma infantil porque os aseguro que a pesar de que soy gordita y puede parecer que he sido de comer bollería industrial nada más lejos de la realidad. Con mi padre experto en nutrición y que yo siempre he sido más de salado...los bollos nunca han sido mi pasión. Pero ahora...me pirro por cosas dulces de vez en cuando.

Entonces os contaré otro truco que he aprendido de mi madre (que es otra grande del mundo) ECHAR LA CULPA A LA MEDICACIÓN, jajajajaja.

¿Te apetece algo dulce? Pues dices "tengo que tomar azúcar que con la medicación estoy mareadilla"
¿Te apetece una tortilla de la abuela de tu novio? (Sí la probarais me entenderíais) Pues coges a Ernesto y le dices "hoy debería tomar algo salado que tanto dulce...y la tortilla de tu abuela me sentaría genial".
¿Necesitas urgentemente una siesta? "voy a echarme un ratito que estoy agotada con tanta medicación"
¿Estas hinchada y más gordita y te sientes fea? No es tu culpa...¡¡ es la medicación!!

A veces no consuela...pero cuando sí...¡¡ es un gustazo que la culpa sea de la medicación!!

Y para cerrar el post de hoy os contaré mi caprichito/ OLGADA a la que no me puedo resistir y con la que no mido porque sí tengo que mandar a Ernesto o a Camacho a buscar un McDOnald's a 10 km del Gregorio Marañón, que lo encuentre porque doy mi reino por...un SANDY DE CARAMELO...mmmmm, estoy ahora mismo derretidita imaginándomelo...y aquí he de reconocer que ni medicación ni nada, ¡¡que me apetece a cualquier hora!!

Sólo me queda decir y que explicaré más tranquilamente en otro post porque este ya iba a ser entregado por capítulos, que ahora con la medicación y que mi lesión es en la cabeza, ando más despistadilla y con menos memoria y por eso me cuesta más escribir y recordar todo lo que me gustaría contaros...

¡!Pero me esfuerzo!! Y no quiero olvidarme de recordar que cuando me desperté fue porque el oncólogo que ese día cuidaba de mi, E (que no  sé sí querrá que oficialmente le nombre) me acariciaba cariñosamente los pies y me "regañaba" para que me despertara. ¡¡mil gracias!!

Que tengáis un día genial que yo, aunque no lo creáis, voy a desayunar fruta que los donuts los dejo para los días caprichosos aunque en casa mamá siempre me tiene en la recámara unos por sí acaso...pero eso es por la medicación.



domingo, 31 de agosto de 2014

Madiba Mandela modo on

"Madiba" es como llamaban como muestra de respeto y cariñosamente a Mandela, y como decidió mi amiga Paula bautizarme y en consecuencia todas mis amigas cuando empecé a estar malita y decidí vivir en paz y tranquilidad.

Ahora, cada vez que hay "un conflicto" doy mi visión y opiniones en una mezcla de "persona fumada" y con paz interior en grados insospechados (cuando yo toda la vida he sido más conflictiva y de meter cañita como Lydia lozano y Mila Ximenez juntas criticando a Amador Mohedano) pero bueno, ahora estoy en modo Mandela aunque a veces dejo también sacar el otro lado, no os voy a mentir.

Por eso, hoy he decidido que en mi post tenía que tratar un poco esta situación que se ha generado y que no me gusta con mi modo Mandela on.

Como dice mi padre cuando decidí iniciar este blog me arriesgaba a que todo el mundo conociera cosas de mi, a que la gente pudiera opinar e igual que muchos me ponéis cosas preciosas que no puedo agradecer explicando con palabras mis sentimientos, otros ponen lo que sienten y piensan y no siempre es del agrado de todo el mundo, pero tenemos que respetarlo y no enfadarnos "que no merece la pena" y que estoy segura de que no hay mala intención, pero es muy difícil explicarse con palabras, que a mi me cuesta una barbaridad y de hecho ahora mismo no estoy muy convencida de cómo me estoy explicando pero no sé hacerlo mejor.

Aprovecho para deciros que también es complicado para mi escribir y no nombrar a la gente porque no sé a quién le importa que yo hable directamente de ellos o prefieren que les nombre con una inicial o no quieren que cuente según que cosas...que esto es muy dificil. Quiero pedir perdón sí a alguien ofendo o he molestado y os pido que me lo hagáis saber sin ningún tipo de miramiento que ya sabéis que yo no me ando con chiquitas.

Y ya que estoy pidiendo...por favor firmadme los comentarios que sí no no sé quienes sois y me da rabia...¡¡yo prometo contestar aunque sea en el 2024!!

Con la tontería esta semana me estoy portando e intentando compensar que no haya escrito pero para que veáis que cuando tengo tiempo ¡¡no abandono!! y que como ya os contaré en este último tiempo he estado en el hospital y no estaba en condiciones ni con fuerzas para escribir. 

Gracias de corazón a todos. A mi familia, a mi gente, a los que me leéis, a los que preguntáis diariamente por mi (que me llegan todas vuestras preguntas y preocupaciones), a los que tenéis detalles conmigo que no tenéis por qué, a los que me mandáis regalitos, a los que os preocupáis, a los que estáis pendientes todos los días, a quiénes estáis haciendo promesas por mi y cualquier cosa que está en vuestra mano, a los que me escribís, me llamáis...a todos, como el anuncio de coca cola. 

¡¡NO LO MEREZCO!!

Y siento sí no os llega lo muy muy agradecida que estoy pero que sepáis que me da mucha fuerza, ánimo y como suelo poner en Facebook el hashtag: #cosasdemigentequemedanbonusdevida que sepáis que vuestro cariño también me da vida.

Gracias...


miércoles, 27 de agosto de 2014

Viva los novios!!

Parece que esta semana me estoy poniendo las pilas e intentando organizarme estoy intentando mantener al día el blog, contestar whats app, quedar con mi gente, organizar mi cuarto...y ponerme a tope con la boda de Marta.

Siii!! Se casa mi hermana.

Llevo 27 años esperando este momento. Creo que en mi cabeza lo he planeado doscientas mil veces y con ella otras tantas. Hemos hablado de las mil cosas que haríamos ese día riendo antes de dormir y apuntando y tachando de la lista de invitados a muchísima gente desde que éramos pequeñas y por supuesto cambiando de futuro marido según estaba nuestra vida amorosa...jajajajajajajajaja.

Porque yo soy muy muy ñoña y es mi única hermana, porque no conoceréis a nadie a quien le guste y disfrute una boda más que yo, porque va a ser lo mejor de este 2014...pero como todo, a veces me pongo triste porque después de toda la vida esperando llega en el peor año de mi vida y no puedo disfrutar de todo lo que conlleva la boda como quisiera ni puedo organizar y estar 100 % como me gustaría.

Pero bueno, dentro de mis mil defectos tengo una virtud y es coger la mochila de problemas y dificultades, cargármela, sonreír y decirme..."venga Olgui, que esto no pueda contigo".

Y así llevo desde Noviembre del año pasado emocionada y planeando cosas para el próximo 4 de Octubre que será el gran día. 

Y encima ahora que mi cabecita no va del todo bien (creo que ya lo he mencionado pero con tanta medicación como llevo ahora se me olvidan mil cosas así que tengo que ir apuntando todo, haciendo fotos a cada cosa que veo y podría gustar a los novios, escribiendo a la gente de repente a las 5 de la mañana porque se me ha ocurrido algo en mitad de mi insomnio y no quiero olvidarme...vamos que estoy para atarme y para aguantarme hay que tener mucha pero mucha paciencia).

Pero Gorki y Marta delegándome tantos y tantos recados y haciéndome tan IMPRESCINDIBLE en su día me están dando taaanta vida y tantos quebraderos de cabeza que no se imaginan lo bien que me está viniendo (a pesar de que me pase el día criticándoles porque me tienen agotada y muy liada y luego llegue a la cama destrozada. Pero por otro lado estoy ganándome un Master en Wedding Planner).

Aunque parezca mentira ya voy a terminar mi primera mención a la boda (que me quedan un montón) con la que además pretendía "justificar" un poco más mis desapariciones del blog pero mi hermana va a llegar en una horita a casa dispuesta a que sigamos con cuaderno y boli y con las mil cosas que tenemos hoy por hacer de la boda, ¡¡ y yo encantada!!

Antes, quiero hablaros de la pareja sólo un poquito y deciros que no puedo ser más feliz que de que se hayan encontrado.

Porque mi hermana es conocerla y quererla, no se puede ser más bonita por fuera y por dentro, y yo tengo la suerte de ser su hermana pequeña y que día a día ella me cuide.

Y Gorki mola, mola de verdad. Es buena gente, es mi cuñado, y sí no fuera así no tendría la cantidad de buenos amigos que tiene alrededor y que le quieren de verdad. Cuida muchísimo de Marta, se preocupa por mi...

Y van y se juntan, y a mi me hacen feliz porque sé que van a ser muy muy felices juntos y porque yo voy a estar al lado disfrutando de ellos y de esa vida juntos.

Porque yo he tenido muy muy mala suerte con mi enfermedad pero tener a mi lado a Marta y Gorka y pelear de su mano contra esta mierda es sencillo porque son mi gente y porque son especiales pero especiales de verdad.

Os quiero bonitos y...

Viva los novios!!